miércoles, 20 de julio de 2016

AJEDREZ POR NETANEL MILES-YÉPEZ

“Ajedrez / Chess.” Oil on Canvas. 30” x 40” (2009) “The basic imagery of ‘Ajedrez’ comes from a dream I had when I was young. In it, I saw my grandfather as a muerto, a ‘dead one,’ being fed by my aunt. In the painting, however, it is my mother sitting at a chess table—he loved to play chess—feeding him his own ‘queen,’ representing the feminine. A window in the room looks out on his beautiful hometown of Guanajuato in colonial Mexico. “My grandfather was an educated man in Mexico, having studied philosophy in the university, but was forced to leave during the bloody Mexican revolution. In the United States of the early-to-mid 20th-century, he could only find work in a factory and lived a somewhat dingy existence, somehow made worse by the knowledge of a world of grandeur within him. “Though he was an incredible man—almost legendary in my family—he was a poor father who could not manage to give his daughters the affection they needed. Thus, the painting ultimately depicts the victory of his daughters over him, feeding him his own queen. That is to say, they all became women of courage and substance who made good lives for their families. “The interesting part of the dream was that, although I had seen Dia de los Muertos, ‘Day of the Dead’ imagery as a child in Mexico, I was not aware of the holiday itself or the custom of ‘feeding the dead’ when I had the dream. And yet, the dream’s imagery was exactly in accord with the traditional beliefs!” — Netanel Miles-Yépez

«Ajedrez/Chess» es una intrigante obra del norteamericano de origen mexicano Netanel Miles-Yépez.

En la página de la Galería Albion-Andalus el propio artista explica la iconografía y la gestación de la obra:
Las imágenes concretas de «Ajedrez» vienen de un sueño que tuve de joven. En él vi a mi abuelo muerto mientras era alimentado por mi tía. En la pintura, sin embargo, es mi madre la que, sentada ante un tablero de ajedrez —él adoraba el ajedrez—, le limenta con su propia dama, representación de lo femenino. Una ventana de la habitación muestra su hermosa ciudad natal, Guanajuato, en México.
Mi abuelo fue un hombre culto, había estudiado filosofía en la Universidad, que se vio forzado a abandonar durante la sangrienta revolución mexicana. En los Estados Unidos de principios del siglo XX solo pudo encontrar trabajo en una fábrica lo que le condenó a una oscura existencia, que todavía hacía menos soportable la conciencia de que había un mundo mejor al que no tenía acceso.
Aunque fue un hombre increíble —casi legendario en la familia— no fue un buen padre, incapaz de proporcionar a sus hijas el afecto que necesitaban. La pintura representa la victoria final de sus hijas sobre él, alimentándolo con su propia dama. Lo que quiere decir que ellas se convirtieron en mujeres valerosas y con entidad, capaces de ofrecer una buena vida a sus familias.
La parte interesante del sueño es que, aunque había visto la imaginería del «día de los muertos» de niño en México, yo no era consciente ni de la pripia celebración ni de la costumbre de «alimentar a los muertos» en la época en que lo soñé. Y a pesar de ello, las imágenes del sueño están totalmente en consonancia con las creencias tradicionales.
Miles-Yépez es además profesor de Historia de las Religiones en la Universidad Naropa, Boulder, Colorado.


FICHA TÉCNICA
NETANEL MILES-YÉPEZ
AJEDREZ/CHESS (2009)
ÓLEO SOBRE LIENZO. 30x40 cm.
COLECCIÓN PARTICULAR