jueves, 14 de enero de 2021

JONAS KUNICKAS


Obra del artista lituano Jonas Kunickas (1978). Formado como arquitecto, desde 2012 se dedica en exclusiva a la pintura. Artista figurativo, confiesa que su principal inspiración, y prácticamente su único tema, es el cuerpo humano. 

Su técnica consiste en aplicar una abundante cantidad de pintura —óleo— directamente con espátula sobre el lienzo, sin emplear pinceles. Una pintura muy matérica, en la que los trazos son muy visibles en la superficie de la tela, lo que confiere cierto aspecto tridimensional a sus cuadros.

Con contadas excepciones, los objetos no son muy frecuentes en la obra de Kunickas. Una de ellas es este Game de 2017, en el que las piezas de ajedrez disputan el protagonismo a la figura principal de la composición.

FICHA TÉCNICA
JONAS KUNICKAS
GAME (JUEGO, 2017)
ÓLEO SOBRE LIENZO. 120 x 80 cm.

 

lunes, 11 de enero de 2021

1984

En 1984, la célebre distopía de George Orwell, el ajedrez tiene una presencia pequeña pero sustancial en la trama. La novela es muy conocida por lo que no vamos a entretenernos mucho en su argumento. 1984 narra la vida en un estado totalitario en el que las libertades personales se han restringido al máximo y un rígido ordenamiento social determina lo que esta permitido hacer (casi nada) a los tres estamentos que componen la sociedad: el Partido Interior, el Partido Exterior y los Proles. En el vértice, el Gran Hermano que todo lo ve, que todo lo sabe, que todo lo puede. Un adoctrinamiento constante, una vigilancia exhaustiva y una represión brutal e inclemente están en la base de la su ideología.

Viñeta de Fido Nesti para la edición de Debolsillo.
Hace referencia a una reunión de viejos militantes del Partido caídos en desgracia.
Puede corresponder al siguiente texto de la novela: «Había un tablero de ajedrez sobre la mesa, con todas las piezas colocadas, pero no habían empezado a jugar».
El dibujante se ha permitido la licencia de poner el ajedrez en una mesa adyacente y con una posición sobre él.

Winston Smith, un cuadro menor del Partido, hastiado de la grisura existencial de la vida en Oceanía, sueña con la posibilidad de rebelarse, aunque no sabe muy buen cómo ni con quién.

La novela tuvo un enorme éxito y cada generación descubre que refleja cosas que están pasando en su época, que se está haciendo verdad la denuncia que expone.

Sabemos que en la sociedad de 1984, en la que casi todo está prohibido, están permitidos los juegos y los deportes. Sabemos que el intenso adoctrinamiento al que son sometidos los niños, que son educados como si todo fuera un juego, un juego destinado a arrancar cualquier sentimiento natural a los alumnos, permite la tenencia de «patines de hockey, guantes de boxeo y un balón de reglamento».

Los proles, la inmensa mayoría de la sociedad —se nos dice en la novela que un 85% del total— y que llevan una existencia totalmente alienada, reparten su tiempo entre el fútbol y los juegos de apuestas, entre los dardos y la lotería (ven como hay muchas similitudes con la vida actual).

Viñeta anónima para la edición de Herder.
Hace referencia a la «vaporización», es decir la muerte y el borrado de cualquier rastro de su existencia  previa de uno de los personajes de la novela.
El texto de la novela es así: «Uno de éstos era una lista impresa con los miembros del Comité de Ajedrez, al que Syme había pertenecido».

Los miembros del Partido, obligados a participar en el ocio comunal, suelen involucrarse en actividades físicas —Winston juega al tenis de mesa en un determinado momento de la novela— pero también juegan al ajedrez. Es más, el Partido se muestra interesado en el ajedrez. En el centro de ocio al que acude nuestro protagonista después del trabajo asiste un día a una conferencia titulada «los principios del Ingsoc (así se llama el Partido. A veces se traduce por SocIng) en el juego del ajedrez». Por otra parte, hay comités que se ocupan del juego.

Viñeta de Fido Nesti para la edición de Debolsillo.
Hace referencia a la «vaporización», es decir la muerte y el borrado de cualquier rastro de su existencia  previa de uno de los personajes de la novela.
El texto de la novela es así: «Uno de éstos era una lista impresa con los miembros del Comité de Ajedrez, al que Syme había pertenecido».

Dado que los juegos en 1984 no tienen el más mínimo interés lúdico —recordemos que uno de los objetivos del Partido es desterrar la risa de la sociedad— y solo son permitidos en tanto en cuanto son buenos para el adoctrinamiento de los niños o la alienación de los adultos, es el momento de preguntarnos el porqué de que Orwell le diera un papel tan central a una disciplina en la que, por utilizar el célebre aforismo del II Campeón del Mundo de Ajedrez, el alemán Emanuel Lasker, «la mentira y la hipocresía no sobreviven mucho sobre el tablero», descansando su ideología, la del Partido, precisamente en la mentira y la hipocresía.

Viñeta anónima para la edición de Herder.
Puede corresponder al siguiente texto de la novela: «Los camareros conocían las costumbres de Winston. El tablero de ajedrez le esperaba siempre, y siempre le reservaban la mesa del rincón».

Desde luego el «doblepensar», uno de los fundamentos que vertebran la ideología del IngSoc, que se define como uno de los instrumentos del Partido para detener el curso de la Historia y perpetuarse en el poder, no parece la estrategia más adecuada para encarar una partida de ajedrez. No parece que en una partida se pueda negar «la realidad objetiva» de una posición ni defender que un cambio puede ser ventajoso y desventajoso al mismo tiempo. Al contrario que en el trabajo que desarrolla Winston en el Ministerio de la Verdad, en ajedrez no se puede volver atrás una jugada.

Viñeta de Fido Nesti para la edición de Debolsillo.
Hace referencia a las visitas de Winston al «Cafe del Roble».
Puede corresponder al siguiente texto de la novela: «Un camarero, también sin que él se lo hubiera pedido, le trajo el tablero de ajedrez y el número del Times correspondiente a aquel día, doblado de manera que estuviese a la vista el problema de ajedrez».

Entonces, ¿por qué Orwell colocó al ajedrez como algo de interés para el Partido? Quizá la vieja consideración del ajedrez como metáfora de la guerra, en una sociedad que hace de la guerra sin fin otro de sus fundamentos, tenga mucho que ver, pero creemos que la respuesta está implícita en la propia novela.

Ya hacia el final, cuando la derrota de Winston se ha consumado y solo espera la ejecución, que ha de llegar en cualquier momento, pasa el rato en un café donde los camareros siempre le llevan el periódico abierto por la página del problema de ajedrez. 

Viñeta anónima para la edición de Herder. Ilustra el mismo pasaje que la anterior.

Viñeta de Fido Nesti para la edición de Debolsillo.
Puede corresponder al siguiente texto de la novela: «Estudió el problema de ajedrez y colocó las piezas. Era un final ingenioso. «Juegan las blancas y mate en dos jugadas».

Si repasamos las veces que se ha mencionado el ajedrez en la novela vemos que nunca se juega una partida. Se habla del juego, pero nunca se juega. El párrafo revelador surge cuando Winston está intentando resolver un problema de mate en dos: «Winston miró el retrato del Gran Hermano. Las blancas siempre ganan, pensó con un confuso misticismo. Siempre, sin excepción; está dispuesto así. En ningún problema de ajedrez, desde el principio del mundo, han ganado las negras ninguna vez. ¿Acaso no simbolizan las blancas el invariable triunfo del Bien sobre el Mal? El enorme rostro miraba a Winston con su poderosa calma. Las blancas siempre ganan».

En los problemas compuestos, esto es, realizados por un compositor con ánimo educativo o lúdico, existe una convención, respetada universalmente, de que las blancas son el bando que hace la combinación ganadora. ¿Había dejado el Partido reducido el ajedrez a la resolución de problemas de mate en x jugadas en los que siempre ganan las blancas? Pudiera ser. 

Además, en la novela, el ajedrez casi siempre sale asociado a los opositores caídos en desgracia. Sería la última humillación antes del fin. Los condenados deben esperar la muerte resolviendo problemas de mate en los que siempre ganan las blancas. Por difícil que sea, por escondida que esté la solución, ganan las blancas. Siempre ganan las blancas. Y las blancas, lo sabemos, simbolizan al Gran Hermano. Y el Gran Hermano es el Bien.

Viñetas de Fido Nesti para la edición de Debolsillo.
El texto al que hacer referencia es el siguiente: «Winston miró el retrato del Gran Hermano. Las blancas siempre ganan, pensó con un confuso misticismo. Siempre, sin excepción; está dispuesto así. En ningún problema de ajedrez, desde el principio del mundo, han ganado las negras ninguna vez. ¿Acaso no simbolizan las blancas el invariable triunfo del Bien sobre el Mal? El enorme rostro miraba a Winston con su poderosa calma. Las blancas siempre ganan».

Ilustración de Jonathan Burton para la edición de The Folio Society. Ilustra el mismo pasaje que los dibujos anteriores.

Viñeta de Fido Nesti para la edición de Debolsillo.
El texto de la novela podría ser este: «Tenía una visión nostálgica de su mesa del rincón, con el periódico, el ajedrez y la ginebra que fluía sin cesar».
 

Viñeta de Fido Nesti para la edición de Debolsillo.
El texto de la novela podría ser este: «Bebió más ginebra, cogió la pieza blanca e hizo un intento de jugada. Pero no era aquélla la jugada acertada, porque…».




Las citas se han extraído de:

GEORGE ORWELL
1984
EDITORIAL DESTINO
BARCELONA, 2005
TRADUCIDO POR RAFAEL VÁZQUEZ ZAMORA

Las ilustraciones de esta nota proceden de los siguientes libros:

GEORGE ORWELL
1984
ILLUSTRATED BY JONATHAN BURTON
THE FOLIO SOCIETY. LONDON, 2014

1984: LA NOVELA GRÁFICA
ADAPTADA E ILUSTRADA POR FIDO NESTI
TRADUCIDO POR MIGUEL TEMPRANO GARCÍA
DEBOLSILLO. MADRID, 2020

1984: EL MANGA
HERDER. BARCELONA, 2014
*LA EDICIÓN DE HERDER NO TRAE INDICACIÓN DE TRADUCTOR NI ILUSTRADORES





jueves, 7 de enero de 2021

FRANK MOSS BENNETT


Frank Moss Bennett (1874-1952) fue un pintor inglés especializado en una curiosa variedad de retrato, el retrato póstumo. Durante la I Guerra Mundial realizó numerosos retratos de soldados caídos en combate encargados por personas que querían honrar así a sus parientes.

Bennett pintó también retratos de personas todavía vivas, pinturas de historia y cuadros de temática religiosa.

Al género de historia pertenece el cuadro que presentamos, titulado Interior del siglo XVII con un gato sentado cerca de la ventana. La obra fue realizada en 1923.

Me puso tras la pista de esta obra Olga Cabrinety cuyo blog, Totum Revolutum, deben visitar si son aficionados al arte.

martes, 5 de enero de 2021

GEORGE STEINER POR JOH HEDGECOE

Para un verdadero jugador de ajedrez, el acto de mover treinta y dos piezas en un espacio de 8 x 8 casillas es un fin en sí mismo, un mundo muy completo al lado del cual la vida biológica, política o social resulta desordenada, aburrida y contingente. Hasta el novato, el pobre aficionado que sale corriendo con su peón de caballo cuando el alfil de su contrincante se retira a h4, siente esa fascinación diabólica. Hay momentos mágicos en los que criaturas completamente normales dedicadas a otra cosa, hombres como Lenin o yo mismo, sienten la tentación de renunciar a todo –matrimonio, hipoteca, carrera o Revolución Rusa– para pasar días y noches moviendo pequeños objetos tallados arriba y abajo sobre un tablero cuadrado. 

FICHA TÉCNICA
A DEATH OF KINGS
THE NEW YORKER, 31 DE AGOSTO DE 1968
TRADUCCIÓN DE EDGARDO RUSSO (revisada por ARTEDREZ)


Fotografía de John Hedgecoe (1932-2010) del filósofo y crítico literario George Steiner (1929-2020) realizada en 1977.

 

domingo, 3 de enero de 2021

ONÍRICO REMATE

Como hoy es mi cumpleaños, aprovecho la efeméride para introducir una anécdota personal en el blog. Es totalmente verídica y pasó en la madrugada del 30 de diciembre del ya pasado año de 2020.

No suelo soñar con el ajedrez o, mejor dicho, no suelo recordar mis sueños. Algunos sí, claro. Pero la mayoría no. Si acaso los retengo unos segundos al despertar, pero en seguida se desvanecen al entrar en el estado de vigilia y al cabo de unos segundos no queda huella de ellos en mi memoria. Por eso el que les voy a contar resultó tan sorprendente.

Dentro sueño:

Estamos en un paquebote que surca el mar. A bordo viaja un Gran Maestro de ajedrez. De alguna forma trabo contacto con él y al momento estamos jugando. Se trataba del ucraniano Oleg Romanishin. Bueno, realmente era Adrian Mihalchishin, también ucraniano, pero con la apariencia de Romanishin (No me pregunten. Era Mihalchisin, lo sé. ¿Qué quieren que les diga? Así son los sueños).

Inesperadamente, la cosa empieza a irme muy bien y obtengo ventaja. La partida se va prolongando y mi rival se defiende con la pericia esperable en un jugador profesional. Aún así, la ventaja es clara y siento que voy a ganar. Experimento todos los anhelos y los miedos de una partida real.

Cuando por fin pienso que ya está hecho, que voy a ganar el material suficiente para que el triunfo no se me pueda escapar, el maestro hace una jugada inesperada para mí y, después de una breve reflexión, tengo que abandonar, con la lógica decepción, porque o recibo mate o pierdo una cantidad de material incompatible con la vida ajedrecística.

Después de agradecerle efusivamente que hubiera aceptado jugar contra mí, un humilde aficionado, nos fuimos, como si fuéramos amigos de toda la vida, a tomar unas copas en el bar del transatlántico. 

Fin del sueño.

Nada de particular, un sueño que incluso podemos llamar «realista». Nada que ver con las fantasías delirantes de otro tipo de sueños. Sin embargo, una vez despierto, seguía teniéndolo muy presente. Y, lo que es más sorprendente, recordaba perfectamente la combinación que se había dado en la partida. 

Medio dormido aún cogí un tablerito magnético que tengo en la mesilla de noche para apuntarla antes de que se me olvidara, pero creyendo que al verla en el tablero me daría cuenta de que era una posición absurda, imposible o ilegal. Para mi sorpresa, la posición tenía pleno sentido ajedrecístico y las razones de mi abandono estaban totalmente justificadas según las líneas que había analizado en el sueño.

La posición es la siguiente (puede que alguna pieza esté bailada, no estoy seguro de los peones negros del flanco de dama ni de las piezas blancas del flanco de rey) pero lo esencial de la combinación es lo que «vi» en el sueño):


Y aquí la jugada que hizo el híbrido gran maestro ucraniano fue 1... ♝g7!! Después de meditar un rato abandoné por las siguientes variantes.

2 ♗c3 ♝c3 3 ♖b2 ♜d1 mate

2 ~ ♛b2  3 ♖b2 ♜d1 mate

2 ab3 ♜a7 mate

2 e5 ♛e5 y solo queda perder la dama o recibir mate de forma parecida a las ya vistas. 

Las dos últimas variantes solo las vi ya despierto.

Al parecer, según los científicos que estudian estos asuntos, no es posible aprender nada durante el sueño, solo recordar. Por lo tanto, la posición que hemos visto debía estar almacenada en mi cabeza y durante el sueño solo la «recordé», la traje a colación cuando necesité dar coherencia a la situación. 

Es posible que haya visto la posición en algún libro de partidas, en algún manual de táctica o en cualquier colección de problemas. Pero, y aquí viene lo interesante, no lo recuerdo. No recuerdo haber visto ninguna partida en la que se diera esta combinación. Ni siquiera haber visto un problema parecido. He consultado con algunos amigos ajedrecistas y a ellos tampoco les suena.

Sin embargo, tiene que haber un precedente. Así que hago un llamamiento urbi et orbi. ¿Alguien puede sugerir la fuente de la que bebí inconscientemente durante mi sueño?

A María José le hizo gracia el asunto y me regaló el dibujo que encabeza esta nota.

La posición en un tablero interactivo.

viernes, 1 de enero de 2021

ARTURO RICCI


Estamos en el taller de un pintor. Así lo dicen los bocetos y los dibujos tirados por el suelo, los botes con pinceles, el tiento apoyado sobre un cuadro sin acabar, los objetos exóticos —biombos, abanicos y sombrillas orientales, plumas de marabú— los cuadros cubiertos por telas, la paleta con los colores aún sobre ella.

La mujer del cuadro, en una escena que nos es familiar, está jugando una partida de ajedrez contra un hombre joven, mientras otro hombre, este de mayor edad, contempla la pugna. 

Para los lectores del blog no habrá duda de lo que está pasando en el cuadro ni de lo que significa. La mujer va a ganar la partida. Así lo demuestran su alegría, la expresión de regocijo del anciano (probablemente el padre de ella) y la expresión apesadumbrada del hombre, cuya mano izquierda se crispa sobre una tela mientras que la derecha se detiene en el aire, con una pieza en la mano, sin saber dónde ponerla. El significado está claro. La derrota del joven pintor sella de forma simbólica su compromiso matrimonial. El retrato en proceso, que cuelga de la pared de la izquierda, ya no será el de su prometida sino el de su esposa.

Arturo Ricci (1854-1919) el autor de este cuadro fue un exitoso pintor especializado en escenas costumbristas ambientadas en el pasado. Lo que se denominó «pintura de casacones». A mediados del siglo XIX, la alta burguesía ilustrada había adquirido la costumbre de encargar cuadros de pequeño formato para decorar sus viviendas. Los temas preferidos fueron aquellos que recreaban un mundo idealizado y supuestamente glorioso, en plena sintonía con los ideales de la Restauración, que encontraron en la época Rococó, antes de que los procesos revolucionarios acabaran con los estados absolutistas y amargaran la vida a la nobleza. Esta es la corriente en la que se inscribe esta Sala artística de 1884.

Curiosamente, al año siguiente, Ricci repitió modelos, accesorios y tema en La partida de ajedrez, lo que nos da idea del éxito que debió obtener la composición. Al igual que su precedente, está realizada con un estilo minuciosamente detallista, preciosista, con un interés extraordinario por la exactitud en el tratamiento de las telas y las texturas de los materiales. Un arte comercial, en definitiva, hecho al gusto de las clases adineradas que lo encargaban, que veían reflejado en él su concepción del mundo.


FICHA TÉCNICA
ARTURO RICCI
SALA ARTISTICA (1884)
ÓLEO SOBRE LIENZO. 106 x 79 cm.
COLECCIÓN PARTICULAR

LA PARTIDA DE AJEDREZ (1885)
ÓLEO SOBRE LIENZO
MUSEO DE ARTE KASTEEV. KAZAJISTÁN.

miércoles, 30 de diciembre de 2020

JUEGO DE CAFÉ


Juego de Café «Ajedrez», diseñado en 1963 en la URSS por Anna Leporskaya y Nina Slavina para la Fábrica Estatal de Porcelana de Leningrado (heredera de la Fábrica Imperial de Porcelana de San Petersburgo). Hoy en día, tanto la ciudad como la empresa han recuperado su antiguo nombre.

Visto en Soviet Visuals.

martes, 29 de diciembre de 2020

LASKER vs CAPABLANCA


Caricatura de Tom Webster (1886-1962) sobre el Campeonato del Mundo de Ajedrez disputado entre Emanuel Lasker y José Raúl Capablanca y celebrado en La Habana en 1921. Fue publicada en el Daily Mail.

Los insertos dicen lo siguiente:

El campeonato de ajedrez día a día.

¡Dale aire al muchacho!

Hielo

Después del movimiento sexagésimo cuarto, el doctor Lasker pensó concentradamente durante cincuenta minutos antes de rendirse frente al señor Capablanca.

Por el número de jugadas mencionado, suponemos que la caricatura hace referencia a la décima partida del match, disputada el 4 de agosto de 1921, que permitió al cubano situarse con dos puntos de ventaja en la competición. 

La partida fue así:

sábado, 26 de diciembre de 2020

AJEDREZ, POR PATRICIO PÉREZ MORENO

 AJEDREZ

Torre, caballo, alfil... Sobre el tablero

tus gestas se suceden incontables;

gestas sin vano estruendo, silenciosas,

donde todos comparten, mesurados,

el luchar angustioso en que se matan

las blancas y las negras.


No consientes descanso a tu heroísmo.

Y dócil a la idea que te incita,

siempre activo en tus odios,

—tú, caballo; tú, peón; tú, alfil—

en el cuadrado campo blanco y negro,

multiplicas tus saltos, tus repliegues,

la estrategia sin fin de tus campañas,

tu deseo feroz de asesinatos.

Y víctima tal vez de tus ardides,

ya sin fuerzas, sin fe, sin esperanzas,

herido el loco afán aventurero,

¡encuentras un apoyo inesperado

en la mórbida curva de la reina! 


Patricio Pérez Moreno (1912-1986) fue un maestro y poeta canario. 

Poco se puede saber de él en las redes. Que aprobó a temprana edad las oposiciones a Maestro Nacional y que la pedagogía fue su principal pasión. Que fue represaliado tras la guerra civil e inhabilitado para dar clases en colegios públicos hasta mediados de los años sesenta. Que como poeta participó en las tertulias del Grupo Aparte de Telde por lo que se le inscribe en la llamada «Escuela lírica de Telde». 

Aparte del opúsculo del que damos noticia hoy, su obra se publicó en periódicos locales y no tuvo gran alcance a escala nacional. 

FICHA TÉCNICA
PATRICIO PÉREZ MORENO
TIPOGRAFÍA ALZOLA
LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 1945

jueves, 24 de diciembre de 2020

KEIRA KNIGHTHLEY PARA COCO CHANEL



Decíamos ayer que posiblemente el éxito de la serie Gambito de dama impulsara todo tipo de contenidos relacionados con el ajedrez en la publicidad y sus artes afines. Es normal, las modas mandan y hay que aprovechar la corriente. Después de haberlo escrito, pensamos que a lo mejor habíamos exagerado. Quiso la casualidad que en un centro comercial, mientras hacía la compra, viera de lejos, en la sección de electrodomésticos, una televisión en la que se veía a una mujer con un ajedrez. Solo me dio tiempo a ver el nombre del anunciante: Chanel. Ya en casa no resultó difícil encontrar el anuncio.

Como hemos dicho alguna vez, quizá porque Tristán e Isolda, los grandes amantes de la Edad Media, aquellos de los que los trovadores decían que la memoria de su amor durará mientras exista el mundo, quizá porque Tristan e Isolda, decíamos, iniciaron su amor mientras jugaban al ajedrez, este fue, en tiempos menos apresurados que los actuales, el juego de los enamorados. Lo fue en la Edad Media, lo fue en el Renacimiento y aun en el siglo XIX y principios del XX los amantes buscaban la cercanía del boj o del cedro, del palisandro o del ébano (siempre la madera) para arrancar una caricia o susurrar un secreto a sus enamorados. 

No es otra la tradición en la que se inscribe este anuncio. La hermosa Keira Knightley entra en la habitación de un lujoso hotel (apostamos a que es el Ritz) asegurándose de que nadie la va a molestar y apareja un juego de ajedrez. La ausencia del rey negro solo es significativa hasta que escuchamos como llaman a la puerta de la habitación.

Se anuncia un perfume: Coco Mademoiselle L’eau Privée. 

¡Estamos de enhorabuena!

martes, 22 de diciembre de 2020

EL JUEVES. LA REVISTA QUE SALE LOS MIÉRCOLES

Una de las consecuencias (in)deseables del éxito de la serie Gambito de dama es la cantidad de productos que se han situado a rebufo de ella para aprovechar su tirón entre el público. Supongo que el interés generalizado por el ajedrez durará un tiempo, hasta que otra novedad ocupe su lugar y la rueda siga girando.

Las revistas de humor no podían dejar pasar la ocasión. Por ejemplo, la veterana revista española El jueves, la revista que sale los miércoles (Cuarenta y tres ininterrumpidos años, salvo algún secuestro por orden judicial, en los kioskos). Es El jueves una revista de crítica política, mordaz, en ocasiones con cierta tendencia al trazo grueso y diestra en escandalizar a las autoridades (in)competentes.

En su número 2.273 (Año XLIII. Diciembre de 2020) hay dos referencias a la serie:

La primera es la tira Exsolteros, firmada por Xavi Morató & Danide, que cuenta las aventuras y desventuras de un joven matrimonio:







La segunda es la serie 24 horas con... de Rubén Fdz. dedicada, cómo no, a Beth Harmon.






 

lunes, 21 de diciembre de 2020

ALBRECHT FRANS LIEVEN DE VRIENDT

Albrecht Frans Lieven de Vriendt (1843-1900) fue un pintor belga de origen flamenco que cultivó fundamentalmente la pintura de Historia, con incursiones en la pintura de género y costumbrista. 

Heredero del Romanticismo, sus temas preferidos se hunden en la Flandes medieval. De alguna forma, su trabajo contribuye a la construcción de la identidad nacional belga, país que había accedido a la independencia en 1830. Muchas de sus obras fueron encargos públicos destinados a decorar edificios administrativos.

En el cuadro, a veces llamado Su turno y en otras ocasiones La partida de ajedrez, vemos a una pareja jugando una partida de ajedrez en un interior palaciego.

FICHA TÉCNICA
ALBRECHT FRANS LIEVEN DE VRIENDT 
SU JUGADA (1868)
ÓLEO SOBRE TELA. 59 x 86, cm.
COLECCIÓN PARTICULAR

domingo, 20 de diciembre de 2020

ARIZONA MUSE PARA BOODLES

En 2018, la casa de joyería británica Boodles desarrolló una campaña publicitaria con el fotógrafo Jem Mitchell, la modelo Arizona Muse y la estilista Natalie Brewster centrada en el ajedrez. 









sábado, 19 de diciembre de 2020

BAILARINES DEL BOLSHOI


Bailarines del Bolshoi en una pausa de una representación de Boris Godunov en el teatro de La Scala de Milán. Corría 1966.

viernes, 18 de diciembre de 2020

KRAMPUS


Krampus es un personaje de la mitología centroeuropea que constituye un contrapunto a San Nicolás (Papá Noel) ya que mientras este premia a los niños que se portan bien, Krampus castiga a los que se portan mal.

En el siglo XIX se convirtió en costumbre felicitar las Navidades con tarjetas postales que que incluían la leyenda «Saludos de Krampus» y mostraban a este ser de apariencia demoníaca aterrorizando a tiernos infantes, secuestrándolos o convirtiéndolos en buenos chicos por el expeditivo procedimiento de azotarlos con varas de abedul. 

A partir de principios del siglo XX, el tema de estas postales se erotizó y empezaron a aparecer contenidos para adultos con comentarios picantes. Como ejemplo, la tarjeta que mostramos.

Este juego pícaro pero honrado
no lo puedes rechazar, Krampus. Sería una lástima.
Pero en esta clase de tórrido ajedrez
hasta el Krampus más fuerte es débil.

Los Krampus están activos en diciembre, así que tengan cuidado ahí fuera si han sido malos o malas.

jueves, 17 de diciembre de 2020

DYLAN DOG


Vendrá la muerte y consigo traerá
un poco de tristeza, un poco de piedad...


En el fondo, toda vida es una partida de ajedrez contra la muerte.
Claudio Chiaverotti
Partida de ajedrez con La Muerte. Dylan Dog nº 66. 1992

Ilustración de Bruno Brindisi


martes, 15 de diciembre de 2020

HEATH LEDGER POR KARIN CATT


Heath Ledger fue un malogrado actor australiano, famoso por sus interpretaciones del personaje del universo Batman Joker en la trilogía The Dark Knight de Christopher Nolan.

La fotografía que mostramos fue tomada por Karin Catt en 2001 y formó parte de la exhibición Heath Ledger: A life in pictures, una exposición organizada EN 2018 por The Western Asutralian Museum de Perth que recogió fotografías poco conocidas del actor.

domingo, 13 de diciembre de 2020

THE CHESS PLAYERS, POR FRANCES PARKINSON KEYES

SLIDELL 
—¿No se utilizan en el ajedrez todas las estratagemas posibles para ganar?

PAUL 
—No, señor. Se utiliza estrategia; pero es una estrategia honesta. No existe intención deliberada de engañar, ni podría haberla. Los jugadores se ven. Es un juego limpio.

 


FICHA TÉCNICA
FRANCES PARKINSON KEYES
THE CHESS PLAYERS 
FARRAR, STRAUS AND CUDAHY. NEW YORK, 1960 

viernes, 11 de diciembre de 2020

LAS CALLES DE CUBA, POR MELISSA ROLDÁN



Jugando al ajedrez en Centro Habana, La Habana, Cuba, es una obra de la fotógrafa de Los Ángeles Melissa Roldán. Pertenece a su serie Las calles de Cuba.


miércoles, 9 de diciembre de 2020

CHESS BOARD, POR ROA


ROA (1976) es un grafitero y artista callejero belga en cuyas obras suelen aparecer exclusivamente animales de la zona en la que trabaja (en Málaga dibujó camaleones). Sus composiciones suelen ser de tamaño monumental y están realizadas en una restringidísima gama cromática, apenas blanco y negro. 

Una característica constante en su trabajo es que presta el mismo interés por el interior de los animales que por su apariencia externa y suele representar sus huesos, esqueleto y otros órganos internos en sus obras. Es el único caso en el que se permite introducir toques de color.


ROA también trabaja con instalaciones en las que repite temática, solo que a una escala mucho más pequeña, y que le permiten además otro tipo de juegos compositivos con su trabajo.

Una muestra es este Chess Board, en el que abriendo y cerrando las cajas que son soporte de la pintura, entre ellas dos tableros de ajedrez plegables, se consiguen otras perspectivas del animal representado.




martes, 8 de diciembre de 2020

EX LIBRIS MAAJA RANNIKU


Exlibris, como ustedes saben, es un latinajo que quiere decir más o menos «de entre los libros de». Es por, lo tanto, una marca que los poseedores de libros ponían (ponen) en sus volúmenes para que todo el mundo sepa que son suyos. 

Con el tiempo, esta marca de posesión empezó a incluir imágenes con motivos alegóricos relacionados con los intereses o personalidad del dueño del libro. Y progresivamente, según aumentaba la calidad de las imágenes elegidas, se fue convirtiendo poco a poco en una obra de arte que se añadía a la portada, guardas u hojas de respeto del libro.

La dos veces campeona de la Unión Soviética (y diez veces de Estonia) Maaja Ranniku (1941-2004) utilizaba este grabado, del que desconocemos la autoría, como ex libris de sus libros.