martes, 15 de octubre de 2019

EL INCREÍBLE HULK


Dos personajes secundarios de la serie The Incredible Hulk —La Masa en España cuando este humilde cronista la leía—, Betty Ross y Jim Wilson, juegan una partida de ajedrez en el episodio  Klaatu! The Behemoth From Beyond Space!, publicado por Marvel Comics en Febrero de 1971. Roy Thomas y Gerry Conway escribieron el guion, Herb Trimpe realizó los dibujos y Sal Buscema se encargó de la rotulación. 

El texto dice así:
—Ambos están bien, hijo, en el mismo hospital... Donde, dice Betty, el muchacho se está convirtiendo en un buen jugador de ajedrez.

sábado, 12 de octubre de 2019

JULIAN WASSER JUGANDO AL AJEDREZ CON UNA MODELO DESNUDA


Si hay un tema querido en ARTEDREZ, es el de los multiples homenajes, imitaciones o copias de una célebre fotografía; la que Julian Wasser hizo a Marcel Duchamp jugando  al ajedrez contra una modelo desnuda en 1963, con motivo de la exposición retrospectiva de la obra del artista francés exhibida en el Museo de Pasadena.

La interpretación que traemos hoy a escena tiene algo peculiar. El espacio se ha replicado con total meticulosidad, la sala del museo donde se celebró la sesión fotográfica de 1963 fue reproducida con total precisión y las posturas y el vestuario (cuando lo hay) de los modelos han sido mimetizado a la perfección. Lo singular es que la figura de Duchamp ha sido sustituida por la del propio Julian Wasser, el autor de la foto original.

El autor de esta imagen es el norteamericano John Colao, representante de la corriente artística conocida como «apropiacionismo», que usa obras ajenas para crear las propias. Como curiosidad, esta obra, realizada en 2016 para una exposición celebrada en la galería Robert Berman de Los Ángeles y que se tituló de forma muy pertinente Very Appropiate!, está firmada tanto por John Coleo como por Julian Wasser.

En un par de días, como de costumbre cuando añadimos una nueva entrada a este tema, publicaremos la lista actualizada.


jueves, 10 de octubre de 2019

SEÁN O'SULLIVAN


Pareja jugando al ajedrez es un dibujo al pastel obra del artista irlandés Seán O'Sullivan (1906-1965). La obra de O'Sullivan ofrece una amplia visión sobre el paisaje y la sociedad irlandesa de la primera mitad del siglo XX. Retrató a sus personalidades prominentes, dibujó sus paisajes más representativos y, como en el caso que nos ocupa, mostró las cotidianidad de sus gentes.

FICHA TÉCNICA
SEÁN O'SULLIVAN
A COUPLE PLAYING CHESS (S/F)
PASTEL. 53 x 72 cm.
COLECCIÓN PARTICULAR

martes, 8 de octubre de 2019

SHERLOCK HOLMES


Publicada por primera vez en el semanario Liberty (1926) y recogida un año después en la recopilación The Case-Book of Sherlock Holmes, La aventura del fabricante de colores retirado es un relato corto de Arthur Conan-Doyle protagonizado por Sherlock Holmes, el célebre detective del 221b de Baker Street.

Un anciano industrial retirado, casado con una mujer mucho más joven que él, lleva una vida acomodada cultivando sus pasatiempos, entre los que destaca el ajedrez. Para dar satisfacción a esta afición suele recibir en su casa frecuentemente a un joven doctor que comparte su pasión. A base de jugar al ajedrez, el doctor experimentó una fuerte transferencia afectiva desde el juego de reyes hasta la joven y bella esposa del anciano industrial y se fugaron juntos. Con la pasta, además. Ahí entra en danza Sherlock Holmes.

En esta obra se encuentra una célebre cita de Sherlock Holmes sobre el ajedrez:

Amberley excelled at chess —one mark, Watson, of a scheming mind.

Amberley sobresalía en ajedrez; un indicio, Watson, de una mente intrigante.

Como curiosidad, La aventura del fabricante de colores retirado transcurrió entre el jueves 28 y el sábado 30 de julio de 1898, según la cronología elaborada por William S. Baring-Gould.

En el dibujo de María José Acosta, un silueteado Sherlock Holmes juega al ajedrez con unas piezas modelo Saint George.

sábado, 5 de octubre de 2019

LA NIÑA QUE FUI


Dibujo de Renart (Loïc Locatelli-Kournwski, 1987) para el cómic Que j'ai été (La niña que fui) sobre guion de Charlotte Cozy y Jospeh Saffiddine que cuenta una historia sobre la transición a la edad adulta de la protagonista del relato.

La viñeta es meramente incidental y ni siquiera está dentro del texto, es la ilustración que acompaña el comienzo de un nuevo capítulo.

FICHA TÉCNICA
LA NIÑA QUE FUI (QUE J'AI ÉTÉ)
CHARLOTTE BLAZY Y JOSEPH SAFIEDDINE (GUION)
RENART (DIBUJOS)
DIBBUKS. MADRID, 2011

jueves, 3 de octubre de 2019

EL CASO PETROV


El caso Petrov fue el más sonado de los asuntos relacionados con el espionaje y el contraespionaje en Australia durante de la Guerra Fría. Vladimir Petrov y su esposa Evdokia eran supuestamente diplomáticos destinados en Canberra, pero realmente eran oficiales de alto rango del NKVD, precedente del más conocido KGB, la policía secreta soviética. Él era coordinador de la red de espías comunistas en Australia; ella, experta en cifrado y encriptado de mensajes. 

En 1954, en los convulsos días que siguieron a la muerte del padrecito Stalin, Petrov se sintió inseguro. La destitución y posterior ejecución de Lavrenti Beria, jefe de la Policía y del Servicio Secreto Soviético, su principal valedor, acrecentó sus sospechas de que podía ser depurado si regresaba a la Unión Soviética. Así que resolvió desertar. Después de una rocambolesca aventura, que incluye violentas manifestaciones de cientos de australianos en el aeropuerto de Sidney para evitar su repatriación, su esposa le siguió.

Mientras desembuchaba todo lo que sabía, el matrimonio Petrov fue alojado en una casa segura en las afueras de Sidney. Allí Petrov entretenía sus ocios, como podemos ver en la fotografía, jugando al ajedrez.

martes, 1 de octubre de 2019

EL CANON ENCRIPTADO EN FORMA DE TABLERO AJEDREZ DE GHISELIN DANCKERTS


La cultura del Renacimiento (y no digamos nada de la del Barroco) gustaba de lo enigmático, de lo escondido, de lo difícil... Una cultura elitista y sutil que se manifestaba en trabajos tan delicados como este «canon encriptado en forma de tablero de ajedrez», obra del holandés Ghiselin Danckerts (c1510-1567)

Un canon es una composición musical en la que un primer instrumento —o voz— inicia una melodía y, pocos compases después, un segundo instrumento —o voz— la repite. El segundo instrumento —o voz— puede interpretarse exactamente igual o con variaciones en tono. Sobre esta base pueden añadirse más instrumentos —o voces—. Y un canon enigmático, como el que nos ocupa, es uno en el que el autor solo ha dejado escrito el tema principal y debe ser el interprete el que busque la forma en que debe repetirse los temas secundarios para que encajen. 

Leer la voz canon en la wikipedia será de más utilidad al lector que mis torpes explicaciones.

De Ghiselin nos han llegado pocas obras. Esta en concreto lo ha hecho a través del teórico Pietro Cerone, quien la publicó en su tratado de 1613 El melopeo y maestro: tractado de musica theorica y pratica, escrito en castellano y publicado en Nápoles en 1613. La imagen pertenece a este libro que puede consultarse en línea aquí. Danckerts afirmó que desde su partitura era posible extraer 20 cánones a cuatro voces pero no dejó la solución. Hasta 1986 no se encontró la última variación.

Encontré el maravilloso canon de Ghiselin Danckerts en la magnífica página de Facebook «Una cosa rara - la música curiosa» a la que llegué gracias a mi querido amigo Enrique García Jordá.

sábado, 28 de septiembre de 2019

ESPERANZA DESTROZADA DE ALEXANDER SHUBIN


Volvemos a la carga con Alexander Shubin mostrando otro cuadro de tema ajedrecístico. Los elementos típicos de Shubin, un sutil erotismo salpicado de toques surrealistas, también están presentes en esta obra titulada «Esperanza destrozada». Quizá la esperanza destrozada sea la de las piezas blancas derribadas por la amazona protagonista del cuadro.


FICHA TÉCNICA
ALEXANDER SHUBIN
SHATTERED HOPE (2016)
ACRÍLICO SOBRE LIENZO
COLECCIÓN PARTÍCULAR

jueves, 26 de septiembre de 2019

UN FIAMBRE LLAMADO SCZYNSKY


Primera viñeta de la historieta «Un fiambre llamado Sczynsky», una sombría historia de necrofagia y horror en un buque hospital durante la guerra de Vietnam.  En la cubierta, dos soldados convalecientes juegan una partida de ajedrez. El guion fue escrito por el norteamericano Bob Toomey y los dibujos son de Rafel Auraleón, un dibujante español llamado realmente Rafael Aura León.

Se publicó en España en el número siete de la revista Creepy. Toutain. Barcelona, 1979.

Creepy fue una revista de cómics de terror que distribuía en España material de la norteamericana editorial Warren. Curiosamente, Warren se nutría de dibujantes españoles de la agencia Selecciones Ilustradas.

Las aventuras publicadas en Creepy eran presentadas por un siniestro personaje, el tío Creepy, quien se convirtió en la imagen icónica de la publicación.

martes, 24 de septiembre de 2019

EL DÍA QUE RAY CHARLES DERROTÓ A WILLIE NELSON AL AJEDREZ


Fotograma del programa That Time Ray Charles Beat Willie Nelson in Chess, un corto de Great Big Story, una compañía dedicada a la realización de microdocumentales. El que presentamos recupera una anécdota ocurrida entre los grandes músicos Willie Nelson y Ray Charles. Hay una parte documental, en la que Willie Nelson cuenta parte de la historia y otra animada. La animación es obra de Sam Lattrell.

Es bien sabido, por otra parte, que tanto Willie Nelson como Ray Charles fueron —Willie aún lo es— grandes aficionados al ajedrez.

A continuación el video completo en Vimeo.

That Time Ray Charles Beat Willie Nelson in Chess from Great Big Story on Vimeo.

Una transcripción del los diálogos:
Willie Nelson
—Creo que tengo tanto ego como cualquier otra persona.

Narrador
—Hace treinta años, un encuentro ajedrecístico con Ray Charles dio a un muy confiado Willie una lección de humildad.

Willie Nelson
—Ray y yo actuábamos en Austin y fui a visitarlo a su habitación del hotel, pasamos al salón, en el que no había luz. Sacó el tablero. Las piezas tenían... No tenían colores. Eran todas del mismo tono. Eran de madera sin barnizar. Pero él podía identificarlas por el tacto. Así que, ni que decir tiene, me ganó tres partidas seguidas. Y le dije: «Gracias, Ray. Vámonos a cantar.» Pero añadí que la siguiente vez que jugáramos lo haríamos con las luces encendidas.

lunes, 23 de septiembre de 2019

RAY CHARLES

El 23 de septiembre de 1930, en Albany, localidad de la muy sudista Georgia, donde la segregación y el racismo eran la ley, nacía Ray Charles Robinson, a quien la posteridad conocería simplemente como Ray Charles.

El pequeño Robinson, que había venido al mundo en el seno de una familia pobre y desestructurada, enfermó de glaucoma a los cinco años, perdiendo totalmente la visión solo dos años más tarde. Tres años más y quedó huérfano de padre; cinco más, y también de madre. Esta, que apenas era una adolescente cuando él nació, consiguió que fuera aceptado en una escuela especial para ciegos en Florida. Con suerte, porque esta institución también segregaba a los niños. El propio Ray ironizaría años después sobre el hecho de que se segregara a unos niños que ni siquiera eran capaces de ver el motivo por el que se les separaba. En esta escuela, una profesora enseñó música a Ray Charles. Desde ese momento nada pudo domar al genio que habitaba dentro del niño.

En los siguientes cincuenta años, el pobre niño ciego se convertiría en un innovador y creativo músico. Cantante, dueño de la singular voz que recordamos todos los que le escuchamos alguna vez, y multinstrumentista dotado para el piano, el clarinete y el saxofón. Fue el alma del soul, el estilo en el que sincretizó todas las influencias que había recibido en su vida.

Quizá para olvidar la miseria de sus inicios, Ray —Brother Ray quería que le llamasen— decidió disfrutar la vida a grandes bocados. Todo tipo de excesos, y además cierta afición al alcohol, las mujeres y las drogas, le dejaron a las puertas de la cárcel o de la muerte. Le salvó de ambas amenazas su decisión de ingresar en el hospital St. Francis de Los Ángeles.

En St. Francis aprendió a jugar al ajedrez. Eso fue en 1965 y desde entonces, hasta su muerte en 2004, no dejó de jugar en cuanta ocasión se le presentó, como atestigua la amplia colección de imágenes que presentamos a continuación.

En 2002, dos años antes de su muerte, el GM norteamericano Larry Evans entrevistó a Ray para Chess Life mientras disputaban una partida. En la entrevista, Evans le preguntó si había jugado contra otro músico legendario, también muy aficionado al ajedrez, el trompetista Dizzy Gillespie (del que ya hemos hablado en ARTEDREZ). Ray reconoció que Dizzy le había derrotado con claridad pero se lamentó de que nunca le concediera la revancha. (Dejamos para otro momento sus partidas con otro grande de la música, Willy Nelson, porque merecen una entrada propia.)

Veamos ahora la partida que disputó contra Larry Evans en la que, aunque sea mínimamente, podemos ver cómo se manejaba Ray Charles con los trebejos.


Ray Charles siempre se mostró muy orgulloso de sus prestaciones como ajedrecista. Muchos testimonios certifican su pasión por este juego. Su manager declaraba que a veces se le hacía difícil salir al escenario si estaba en una posición interesante. Y su biografo, David Ritz, enfatizaba: «es un ajedrecista y una de las personas más competitivas que conozco». Él mismo declaró que si alguien le despertara en medio de la noche para proponerle una partida, lo haría sin pensárselo un momento. Sobre todo le atraía la magnitud del juego, la imposibilidad de abarcarlo todo y la igualdad de condiciones existente antes de la partida: «en el tablero no existe la suerte, es una batalla de cerebros», declaró en una ocasión. 

Terminamos con unas palabras de Ray Charles que resumen su actitud hacia el ajedrez:
No soy ni por asomo lo que se llama un maestro. Solo alguien que ama jugar al ajedrez. No me importa perder, aunque intento que no pase, simplemente me encanta jugar.
Jugando en un autobús en 1966

Ray Charles jugando contra Gwen Berry en el autobús
Foto de Bill Ray de 1966

Jugando contra su piloto privado.
Foto de 1966 por Bill Ray

Jugando contra el fotógrafo Bill Ray en el camerino del Carnegie Hall.
La fotografía de 1966 fue tomada por el ayudante de Bill Ray.

Ray Charles jugando contra Fred Morrell en un autobús.
Detrás de Morrell está sentado el crítico de jazz Leonard Feather y detrás de este Billy Preston.
Foto de 1967

Con un tablero de ajedrez en 1968

Después de un concierto en Rotterdam en 1972

Jugando contra el trompetista Tony Horowitz sobre 1973

Retratado por Neal Preston en 1981

Resolviendo un problema de ajedrez en 1984

Fotografiado por Gilles Peress en 1985



Jugando contra el saxofonista Plas Johnson en 1990
Otra instantánea de la misma gira


Juagando al ajedrez.
Fotografía de Theo Westenberger de principios de los años 90

En una foto de Barry Fitzsimmons de 1993

Jugando contra el GM Larry Evans en 2002