viernes, 3 de febrero de 2017

CHARLES MINGUS


El contrabajista Charles Mingus es uno los muchos músicos de jazz apasionados por el ajedrez. Mingus no perdía ocasión de retratarse delante de su juego de ajedrez de tamaño extragrande e incluso aprovechó alguna de esas fotos para las carátulas de sus discos.


En 1958, después de una prolongada crisis de insomnio, Mingus pidió el ingreso voluntario en el Hospital Psiquiátrico Bellvue de Nueva York donde pasó una temporada y compuso un célebre tema, «Lock 'Em Up (Hellview Of Bellevue)», cuyo título apenas disimula con un irónico juego de palabras lo que debió sufrir allí dentro.


En su autobiografía de 1971, «Beneath the Underdog. His World as Composed by Mingus» (Alfred A. Knopf. New York, 1971), Mingus cuenta una anécdota ocurrida durante su estancia en Bellevue.
Había un chaval sentado a la mesa enfrente de mí. Leía un libro de matemáticas —pude ver las ecuaciones y los símbolos. Antes, por la mañana, le había visto caminando; alto, desgarbado, el pelo rubio y unos dieciocho años. Luego supe que era un campeón de ajedrez que hablaba siete idiomas. Un genio, supongo. Sus padres le habían internado aunque no dijo porqué; tampoco parecía importarle. Era tranquilo y amable y siempre estaba ocupado haciendo algo. Cuando me vio mirarle me preguntó si quería jugar al ajedrez y sacó un tablero. Le enseñé lo que acababa de escribir. Lo miró pensativo y dijo: «no tengo tiempo para escucharlo todo, pero me interesa la música e intento mantenerme al tanto de lo que pasa. Es curioso que pienses que no has sido productivo. Me parece que has... Déjame ver». —dijo mientras contaba mentalmente— «Yo diría que tienes seis o siete álbumes que salieron el año pasado. No está mal». Yo estaba asombrado, pero era verdad y me di cuenta que el año pasado me parecía algo pasado diez años atrás. Me dio mate tres veces consecutivas y vi que se aburría. Así que me volví a mi litera e intenté escribir un poema.
En su disco-homenaje a Charles Mingus, «Weird Nightmare: Meditations on Mingus», (Extraña pesadilla: meditaciones sobre Mingus. Columbia, 1992), el compositor Hal Willner sugiere que el anónimo campeón de ajedrez pudiera ser nada más y nada menos que el undécimo Campeón del Mundo de ajedrez, el ínclito Bobby Fischer. De hecho, el tercer tema del álbum se titula: Canon (Parte 2) (Incluye «Jugando al ajedrez con Bobby Fischer en Bellevue Reverie» según «Beneath the Underdog»). Aunque el uso del término «reverie» parece indicar que Willner ha querido recrear una ensoñación y que el nombre de Fischer no aparece por ningún lado en el libro de Mingus, hay quien cree que efectivamente ese encuentro se produjo. Como está descartado que Fischer fuera internado alguna vez en Bellvue, en 1958 estaba preparándose para disputar el Interzonal de Portorož, celebrado entre agosto y septiembre de ese mismo año, donde conseguiría clasificarse para el Torneo de Candidatos de 1959, cabe la duda de si Mingus, cuyo estado mental no debía ser óptimo, fantaseara, o creyera sinceramente, con la posibilidad de que el joven internado fuera Bobby Fischer y así lo hiciese constar en sus notas para la biografía. Hay que recordar que la versión editada de «Beneath the Underdog» apenas es un tercio de lo realmente escrito por Mingus.