domingo, 29 de septiembre de 2013

CHARLES E. MARTIN


Charles Elmer Mastrangelo, alias Charles E. Martin o CEM, nació en el seno de una muy humilde familia de emigrantes italianos y antes de poder vivir de su vocación tuvo que desempeñar, desde los catorce años, toda suerte de trabajos. Trabajó a tiempo completo en una fábrica, fue estibador, zapatero y artista callejero; también intentó ganarse la vida como atleta y boxeó en el circuito profesional de Nueva Inglaterra buscando unas magras bolsas.

El último año de instituto, un profesor le había aconsejado acudir a la escuela nocturna para perfeccionar sus evidentes dotes para el dibujo, cosa que hizo. En 1929, cuando CEM tenía diecinueve años, lo atinado de este consejo se hizo evidente al encontrar trabajo como diseñador de decorados para un pequeño teatro de Boston. Aún así, las cosas no fueron fáciles para él y hasta 1938 no logró tener cierta estabilidad económica al empezar a colaborar con "The New Yorker", colaboración que se haría fija después de la II Guerra Mundial. En los siguientes cuarenta y ocho años publicó más de 500 viñetas y 187 ilustraciones suyas fueron elegidas para la portada de la publicación neoyorquina. Una de ellas, correspondiente a la quinta entrega de septiembre de 1975, tenía tema ajedrecístico.