lunes, 9 de enero de 2017

DIZZY GILLESPIE EN «THE PREVIEW»


El trompetista de jazz estadounidense Dizzy Gillespie fue un gran aficionado al ajedrez que no dudaba en aprovechar cualquier momento para disputar una partida. En 1959, el músico norteamericano fue contratado para actuar en The Preview, un nightclub de Chicago. Allí aprovechaba los descansos entre actuaciones para jugar al ajedrez con los clientes o con los amigos que acudían a verle. 

En esta foto de Ted Williams, Dizzy aparece jugando con el crítico y escritor canadiense Gene Lees. Lees describió en su libro de 2001 You Can't Steal a Gift: Dizzy, Clark, Milt and Nat como fue esa velada:
Yo había ido con un amigo fotógrafo, Ted Williams, a sacar unas fotografías de él [Gillespie] en un nightclub del Loop llamado The Preview donde estaba actuando. Nada más verme me preguntó si sabía jugar al ajedrez, a lo que contesté que no. «¿Qué? ¿No sabes jugar? Voy a enseñarte». Y lo intentó. La clase de ajedrez fue un fracaso, pero la amistad que nació entre nosotros, no.
Poco hay que añadir sobre Dizzy Gillespie, uno de los músicos más influyentes del siglo XX e impulsor junto a Charlie Parker de una de las corrientes principales del jazz, el bebop. Hombre carismático, en 1964 se presentó a la presidencia de los Estados Unidos de América con la promesa de cambiar, si era elegido, el nombre de la Casa Blanca por el de la Casa del Blues. Su programa incluía la designación como secretarios de estado de prominentes músicos como Duke Ellington, Miles Davis, Max Roach, Charles Mingus, Ray Charles, Louis Armstrong, Mary Lou Williams y Thelonius Monk. Como guinda, Malcolm X hubiera sido el Fiscal General. Inexplicablemente, la candidatura no cuajó entre el electorado.

Por cierto, el título del libro de Lees mencionado anteriormente es una frase del propio Gillespie pronunciada en defensa del saxofonista blanco Phil Woods, cuando este fue acusado de «robar» el estilo de Charlie Parker. «No se puede robar un regalo» —dijo Gillespie— «Bird regaló su música al mundo y cuando la escuchas, es tuya».

Gene Lees, por su parte, fue un cotizado letrista que trabajó para Frank Sinatra, Peggy Lee o Diana Krall además de ser el autor de dos novelas. Con todo, su actividad principal fue la de periodista especializado en música popular y biógrafo de las grandes estrellas del jazz

Finalmente, el fotógrafo Ted Williams también recibió formación musical aunque pronto se impuso su vocación por la fotografía. De todas formas, su afición por la música le hizo integrarse en la escena musical norteamericana y empezar a retratar a las grandes figuras del jazz para las principales revistas de la época. Activo desde los años 40 hasta los 70, dejó a su muerte una colección de cerca de 100.000 negativos

Más sobre Dizzy Gillespie en ARTEDREZ.