miércoles, 7 de septiembre de 2016

GERDA TARO


Miembros del 2º batallón Chapaiev (también conocido como batallón de las 21 naciones), perteneciente a la XIII Brigada Internacional, juegan al ajedrez en el frente de Córdoba, cerca de Peñarroya, en junio de 1937.

La fotografía es de Gerda Pohorylle, Gerda Taro en el mundo de la fotografía. Gerda, nacida en Alemania de padres judío-polacos, se inició en la fotografía junto a su pareja sentimental, el judío de origen húngaro Endre Ernő Friedmann. Como la carrera fotográfica de ambos no acababa de despegar, entre los dos se inventaron un fotógrafo ficticio, Robert Capa, bajo cuyo nombre publicaron sus trabajos respectivos. Supuestamente, Gerda y Endre simplemente eran los representantes de este reputado —y muy cotizado— fotógrafo norteamericano. La superchería funcionó perfectamente y ambos empezaron a poder publicar su obra. Con el paso del tiempo Endre se quedó en exclusiva el nombre de Robert Capa y ella siguió publicando con el suyo propio.

Gerda fue la primera corresponsal de guerra y, tristemente, la primera fallecida en acción. En julio de 1937, un carro de combate la atropelló durante el repliegue del ejército republicano que siguió a la batalla de Brunete. Fue una fotógrafa valiente que asumía grandes riesgos para llevar al público la información gráfica del conflicto español, haciendo buena la frase por la que sería conocido su pareja sentimental: «si tus fotos no son lo suficientemente buenas, es que no te has acercado lo suficiente».