miércoles, 16 de diciembre de 2015

LA CUMBRE DE VIENA


Victor Weisz, Vicky era su nombre de guerra, fue un caricaturista alemán de origen húngaro que como tantos artistas de origen judío tuvo que emigrar de Alemania para salvar la vida. En el caso de Vicky al Reino Unido, donde desarrolló una extensa carrera como caricaturista político para los principales medios británicos.

La viñeta que publicamos hoy se refiere a la llamada «Cumbre de Viena», celebrada en la capital austriaca los días 3 y 4 de junio de 1961, que reunió al presidente de los Estados Unidos de América, John F. Kennedy, con el presidente del consejo de ministros de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Nikita S. Jruschov. Detrás de Kennedy se alinean el primer ministro británico, Harold Macmillan; el presidente de Francia, Charles de Gaulle; y el canciller de la República Federal Alemana, Konrad Adenauer. Secunda a Jruschov el presidente de la República Popular China, Mao Zedong.

En lo más frío de la Guerra Fría, pocos meses después del frustrado desembarco de Bahía Cochinos y pocos meses antes de la construcción del muro de Berlín, las dos superpotencias se reunieron para hablar de las múltiples discrepancias y los múltiples frentes, algunos bastante calientes, que tenían abiertos. Después del encuentro resultó todavía más claro que el mundo se hallaba dividido en dos sistemas políticos irreconciliables.

____________________________________

En la caricatura, Kennedy se dirige a sus acompañante con estas palabras: «Entonces moví un peón y aplazamos...»

La cartela dice lo siguiente:

CUMBRE DE VIENA
EL 
MUCHACHO MARAVILLA
CONTRA
EL 
GRAN MAESTRO

Los libros sobre los que se sienta Kennedy se titulan «Ajedrez en 100 días» y «Ahogado»