jueves, 27 de agosto de 2009

POEMAS Y PROBLEMAS

Vladimir Vladimirovich Nabokov
The Sunday Times, 1968
#3 (9+8)
FEN 4K3/7p/3p1p1r/3P1P2/3B1kpP/3Pp1n1/2N1P2Q/8 w

El problema de mate en 3 que presentamos hoy fue compuesto por Vladimir Nabokov en Montreux el 10 de abril de 1965 y fue publicado en Londres por The Sunday Times el 29 de diciembre de 1968. Nabokov lo incluyó en Poems and Problems (McGraw-Hill, 1970) libro en el que reunió 39 poemas en ruso, con su correspondiente traducción al inglés realizada por el propio autor, 14 poemas en inglés y 18 problemas de ajedrez.

Supongo que no será una sorpresa para el lector de este blog saber que el libro no está traducido al castellano. Sin embargo, y por fortuna, Javier Marías publicó en 1999 una selección de dieciocho poemas, traducidos por el propio Marías, y los dieciocho problemas, estos traducidos por Félix de Azúa, además de otros textos de y sobre Nabokov en un hermoso volumen editado por Alfaguara.

En uno de esos textos, Nabokov da su opinión sobre la composición de problemas ajedrecísticos:

Los problemas de ajedrez exigen del compositor las mismas cualidades que caracterizan cualquier otra actividad artística: originalidad, inventiva, concisión, armonía, complejidad, y una espléndida falta de sinceridad.

SOLUCIÓN
1. Rf7
Falla 1. Ce3 por Rh4 2. Dh4 h5!
Si 1... Th4 2. Rf6 Th6 3. Dh6#
Si 1... Rf5 2.Ce3 Rf4 3. Df2#
Si 1... Th5 2. Re6 Tf5 3. Ae3#

Algunos autores han sugerido llamar tema Nabokov al tema presente en este problema: una pieza negra, en este caso la torre, allana el camino hacia el mate capturando un peón blanco, luego debe volver a su posición inicial donde es capturada a su vez recibiendo mate en la misma jugada.

La foto muestra a Vladimir Nabokov jugando al ajedrez contra su esposa Vera en Lausana.


FICHA TÉCNICA

DESDE QUE TE VI MORIR
VLADIMIR NABOKOV
UNA SUPERSTICIÓN
DE
JAVIER MARÍAS
Y UN AJEDREZ JUGADO POR
FÉLIX DE AZÚA
ALFAGUARA. MADRID, 1999

martes, 25 de agosto de 2009

ROBERT CAPA


2009 ha sido un buen año para la difusión de la obra de Robert Capa en España. Por una parte, el Museo Nacional de Arte Contemporáneo de Barcelona le ha dedicado la exposición antológica: Això és la guerra! Robert Capa en acción (¡Esto es la guerra! Robert Capa en acción); por otra, la editorial madrileña "La fábrica" ha editado "Ligeramente desenfocado", la autobiografía de Robert Capa que para oprobio y vergüenza eternas todavía estaba inédita en castellano.

Para celebrarlo les ofrecemos dos fotos de temática ajedrecística. La de arriba fue tomada en 1936, en el frente de Madrid durante la Guerra Civil española. Dos miembros de las Brigadas Internacionales disputan una partida de ajedrez en las trincheras.

La de abajo se tomó en Tel-Aviv en 1948. Dos hombre están jugando al ajedrez en un lugar cercano a la playa. Sin embargo, la guerra tampoco está lejos de ellos. Los restos que se ven en el mar corresponden al "Altalena", un buque hundido en una lucha fratricida entre facciones israelíes rivales ocurrida solo unos días antes.


GAVARNI (EL JUGADOR DE AJEDREZ)






Otra ilustración de Gavarni, a quien conocimos hace unos posts, en este caso extraída de la monumental: Les Français peints par eux-mêmes. Types et portraits humoristiques à la plume et au crayon. Moeurs contemporaines.

E
ditada en cuatro tomos por Léon Curmer entre 1840 y 1841, pretendía ser un retrato moral -y exhaustivo- de la sociedad francesa de la época
.

Para tan magna obra empuñaron la pluma: Balzac, Gautier, Janin y Nerval, entre muchos otros; y el lápiz: Grandville, Meissonier, Gavarni...

viernes, 21 de agosto de 2009

HUMOR OP-ART



La capacidad para representar conflictos de intereses entre personas o grupos sociales diferentes, la capacidad para simbolizar las acciones cotidianas, la capacidad para reflejar en suma la vida, hacen que el ajedrez haya sido un motivo frecuente en las obras de los humoristas gráficos.

La viñeta de la derecha, obra de Heini Scheffer, del que lamentablemente no sé ofrecerles ningún dato, es una buena muestra de ello.

-¡Al ladrón!- gritan los dos pintores, émulos sin duda de Vasarely, mientras persiguen a un personaje que ha cortado el lienzo que estaban pintando para obtener un tablero de ajedrez.

La verdad es que espero que no le alcanzaran, o que de hacerlo le trataran con benevolencia. Alguien que roba un tablero de ajedrez difícilmente puede ser un ladrón. Seguramente no es sino un ajedrecista desesperado.

miércoles, 19 de agosto de 2009

SALMAN RUSHDIE: EL "CORTERO"

Ya hemos mencionado que la opinión mayoritaria considera que el ajedrez es un juego de guerra. Sin embargo, hay quien considera que es un juego de amor. Veámoslo:

En 1994, Salman Rushdie publicó East, West (Oriente, Occidente), un conjunto de relatos en los que se opone la sensibilidad oriental a la occidental y en los que se describen las tensiones que padecen quienes viven a caballo entre los dos mundos.

El "Cortero" es el último de los relatos del libro (el lector interesado puede leer la versión original aquí). En este relato se cuenta la vida en Londres de una familia india, de clase acomodada, narrada por el hijo mayor, un adolescente un tanto fatuo, y la platónica historia de amor que vive el aya de la familia con el portero del inmueble en el que se alojan.

De hecho, "cortero" no es sino la forma en la que el aya, anciana y semianalfabeta, pronuncia portero para regocijo de nuestro protagonista y sus hermanas. El portero es un antiguo emigrante de la Europa del Este que ha quedado muy mermado en sus facultades mentales por una enfermedad, lo que le hace ser errático en su discurso y le granjea las burlas de los jóvenes quienes le bautizan "Misceláneo".

Nuestro protagonista tiene que visitar a un militar amigo de la familia para que le apoye en su petición de obtener la ciudadanía británica. En casa de sir Charles Lutwidge Dogson -la alusión a Lewis Carroll se redondea cuando descubrimos que el ama de llaves se llama Mrs. Liddell- juega una partida de ajedrez que logra ganar, lo que eleva su autoestima lo suficiente como para jactarse de ella en público. El aya, al escuchar el relato, le invita a jugar con el "cortero". Pero, mejor leamos a Rushdie:

-Desde luego, no me importa. Después de todo, ¿cuánto necesitaría para zurrar la badana a aquel viejo inútil? Siguió una espléndida carnicería. Misceláneo no sólo me derrotó; se me merendó con la mayor facilidad. Yo no podía creérmelo –la inteligente apertura, la fluidez de sus combinaciones, la fuerza de sus ataques, mis propias posiciones imposiblemente limitadas, estranguladas- y le pedí otra partida. Esta vez me devoró con más ganas aún. Al final, me quedé destrozado en la silla, a punto de llorar. Big girls don’t cry, me recordé, pero la canción continuaba en mi cabeza: That’s just an alibi.

-¿Quién eres? –le pregunté, con mi humillación aplastando cada sílaba-. ¿El diablo disfrazado? Misceláneo me brindó su sonrisa ancha y tonta: -Gran maestro –dijo-. Hace mucho. Antes de la cabeza.

El protagonista descubre que el viejo portero es Miroslav Mecir, un antiguo Gran Maestro cuyas partidas podían encontrarse en todas las antologías del juego. Por ejemplo en esta:

De "Cien partidas de ajedrez muy instructivas", de Robert Reshevsky, 1961: M. Mecir – M. Najdorf Dallas, 1950. Defensa nimzo-india. El ataque de un táctico puede ser difícil de resistir; el de un estratega más aún. Mientras que las amenazas del táctico son inconfundibles, el estratega complica la cuestión al mantener las cosas en suspendo. ¡Amenaza amenazar! Veamos por ejemplo esta partida. Mecir sitúa un caballo en d6 para tener un apoyo en el centro. Luego coloca un peón doblado en un ala para ocupar a su adversario en el lado de la reina. Por último trastorna la posición del lado del rey. ¿Qué puede hacer su propio adversario perplejo? ¿Cómo defenderlo todo al mismo tiempo? ¿De dónde le vendrá el golpe? ¡Obsérvese cómo Mecir no da tregua a Najdorf, al cambiar el ataque de un lado a otro!

Y esta es la partida en cuestión:

Miroslav Mecir vs Miguel Najdorf

E42 Defensa Nimzoindia

Dallas, 1950


1. d4 Cf6 2. c4 e6 3. Cc3 Ab4 4. e3 c5 5. Cge2 cd4 6. ed4 d5 7. c5 Ce4 8. Ad2Cd2 9. Dd2 b6 10. a3 Ac3 11. Cc3 bc5 12. dc5 a5 13. Ab5 Ad7 14. O-O O-O 15. b4 Ab5 16. Cb5 Ca6 17. Cd6 Dd7 18. f4 Tab8 19. f5 exf5 20. Tab1 ab4 21. ab4 Rh8 22. Dc3 Cc7 23. Cf5 Ce6 24. Cd6


24... f6 25. Dh3 Tfd8 26. Tfe1 Cd4 27. Te8 28. Ce8 Te8 29. b5 Cb5 30. Dd7 Cc3
31. Tb8 Tb8 32. c6 Ce4 33. h4 1-0

Pero el lector se cansará en vano si busca este libro: es una invención de Rushdie. Más éxito tendrá si busca el de Irving Chernev The Most Instructive Games of Chess Ever Played, publicado por Faber and Faber en 1966. En él descubrirá que la partida la disputaron realmente Samuel Reshevsky y Miguel Najdorf,también en Dallas, pero en 1957.

Pero habíamos dicho que había una historia de amor. Y la hay. Escuchemos a Rushdie:

El ajedrez se había convertido en su lenguaje privado. El viejo Misceláneo, perdido como estaba para las palabras, conservaba en el tablero una gran parte de la elocuencia y la sutileza que habían desaparecido de su discurso. A medida que Mary-claro adquiría habilidad –y aprendía con velocidad sorprendente, pensaba yo con amargura, en una persona que no sabía leer ni pronunciar la “pe”- ella podía comprender mejor el ingenio de aquel maestro disminuido con el que tan inesperadamente había establecido un vínculo, y responder a él.
Le enseñaba con mucha paciencia, mostrándole, no diciéndole, repitiendo una y otra vez aperturas y combinaciones y técnica de finales, hasta que ella comenzó a comprender el sentido de las secuencias. Cuando jugaban, él se imponía un hándicap, al decirle las mejores jugadas y demostrarle sus consecuencias, llevándola, paso a paso, a las infinitas posibilidades del juego. Así era su cortejo. -Es como una aventura, baba –trató de explicarme una vez-. Como ir con él a su "faís", ¿sabes? ¡Qué lugar, baapré! Bello y "feligroso" y divertido y lleno de escondrijos. Para mí es un gran descubrimiento. ¿Qué te "codría" decir? Me gusta el juego. Es una maravilla. Entonces entendí dónde estaban las cosas entre ellos. Mary-claro no se había casado, y había dicho claramente al viejo Misceláneo que era demasiado tarde para empezar con esas historias. El "cortero" era viudo, y tenía en alguna parte hijos mayores, perdidos hacía tiempo tras los muros cada vez más altos de la Europa oriental. Sin embargo, en el ajedrez habían encontrado una forma de relación amorosa, una renovación sin fin que excluía la posibilidad del aburrimiento, un cortés país de las maravillas para corazones cansados. ¿Qué habría pensado Dodo de todo aquello? Sin duda lo hubiera escandalizado ver el ajedrez, nada menos que el ajedrez, la gran representación de la guerra, transformado en arte del amor.

FICHA TÉCNICA

ORIENTE, OCCIDENTE
PLAZA Y JANÉS. BARCELONA, 1997
TRADUCCIÓN DE MIGUEL SÁENZ

DE VARIA INVENCIÓN XXVI

CALVIN TOMPKINS

Lydie estaba tan molesta por el hecho de que Duchamp se quedara despierto hasta muy tarde estudiando problemas de ajedrez que, una noche, después de que Marcel se hubiera acostado, se levantó y pegó las piezas al tablero.

FICHA TÉCNICA

DUCHAMP
ANAGRAMA. BARCELONA, 1999
TRADUCCIÓN DE MÓNICA MARTÍN BERDAGUÉ.

domingo, 16 de agosto de 2009

LOS ÚLTIMOS JUDÍOS DE POLONIA

El hombre de la foto, cuyo nombre desconocemos, combatió en la II Guerra Mundial donde fue herido y recluido en un campo de concentración soviético. Allí sus propios compañeros de celda le amputaron una pierna con un cuchillo (antes se bebió una botella de vodka). Al terminar la guerra volvió a Polonia, se dedicó a la venta ambulante de libros y a resolver problemas de ajedrez.

La imagen pertenece al libro "Remnants: The Last Jews of Poland" (Reliquias del pasado: los últimos judíos de Polonia") publicado en Nueva York en 1986 por "Friendly Press". El libro fue elaborado por el matrimonio compuesto por la periodista y abogada Małgorzata Niezabitowska, y el fotógrafo de National Geographic Tomasz Tomaszewski.

jueves, 13 de agosto de 2009

AJEDREZ EN EL CORREDOR DE LA MUERTE

En 1994 el fotógrafo norteamericano Ken Light pudo pasar tres semanas documentando el día a día de los presos condenados a muerte en la prisión de Ellis I, en Huntsville (Texas). El resultado fue el libro "Texas Death Row" editado por la Universidad de Mississippi en 1997.

La imagen de hoy muestra a dos presos en el corredor de la muerte jugando una partida de ajedrez en un tablero hecho a mano por ellos mismos.

Pocas veces la representación del ajedrez en el arte transmite una sensación de tristeza y desesperanza comparables a la de esta imagen.

miércoles, 12 de agosto de 2009

CORNELIU BABA


En Art Inconnu, un blog dedicado a esa multitud de artistas que por una u otra razón han quedado fuera de las principales corrientes del arte (siendo por tanto poco conocidos aunque sus méritos artísticos sean incuestionables) he encontrado este "Hombre jugando al ajedrez" del rumano Corneliu Baba.

Baba tuvo problemas en su país por no adecuarse a la estética del realismo socialista. En Occidente, sin embargo, era visto como un autor anticuado y alejado del discurso de la modernidad. Cosas de las modas.
-->

domingo, 9 de agosto de 2009

ROOM 23


Room 23 es un trabajo de la fotógrafa Deborah Anderson que sustancialmente consistió en contar la historia de una habitación de hotel durante un año. Claro que no es la habitación de un hotel cualquiera. Es el Peninsula Hotel de Beverly Hills. Y los retratados tampoco son precisamente unos don nadie: estrellas de hollywood, cantantes de éxito y top models.

El libro fue posible gracias a que la millonaria Diana Jenkins se implicó en el proyecto y consiguió que muchos de sus amigos acudieran a la habitación 23 del Peninsula Hotel donde, durante cuatro meses, les esperaba la fotógrafa junto a un reducido equipo de maquilladores y peluqueros.

El resultado es lo que los anglosajones llaman un libro de mesita de café cuyos beneficios se destinarán a diversas obras de caridad.

Los retratados aparecen en distintas actitudes. En la que mostramos aquí, el veterano actor canadiense Donald Sutherland aparece jugando al ajedrez contra su hijo Rossif.

FICHA TÉCNICA

DEBORAH ANDERSON
ROOM 23
DAAB, 2009

sábado, 8 de agosto de 2009

JAQUE AL 2007




Juan Vidaurre es un diseñador gráfico, cartelista e ilustrador madrileño que también ha hecho alguna incursón en el campo de la ilustración infantil.

Paralelamente a estas actividades viene publicando libros que pueden inscribirse dentro de la poesía visual u objetual y en los que los objetos cotidianos muestran insólitas asociaciones que desvelan significados ocultos repletos de un humor surrealista.

La imagen que presentamos en la entrada de hoy, Jaque al 2007, pertenece al libro "Cazador de ideas", editado por Blur Ediciones en Madrid en 2009.



viernes, 7 de agosto de 2009

GAVARNI

Hippolyte Guillaume Sulpice Chevalier, más conocido por Gavarni, fue uno de los lápices más afilados de la Francia del siglo XIX.

Dibujante y litógrafo, su trabajo se centró en el análisis de la sociedad parisina de su época, siempre desde una perspectiva crítica y humorística. Fue un renombrado caricaturista e ilustrador de las obras de los grandes escritores de su tiempo: Balzac, Sue...

La imagen de la izquierda, "Los ajedrecistas", fue creada para el libro de Charles de Bussy "Les Toquades", editado en París en 1858 y dedicado al estudio de los usos y costumbres de los parisinos decimonónicos.

jueves, 6 de agosto de 2009

EL DESIERTO DE LOS TÁRTAROS

El desierto de los tártaros es quizá la obra más conocida de Dino Buzzati. El lector recordará las peripecias del oficial Giovanni Drogo en la fortaleza de Bastiani, su primer destino. Las ordenanzas militares, la rutina, la repetición tediosa e inacabable de las mismas acciones con la misma gente, días tras día, mes tras mes, año tras año, mientras el ansia personal de realización va quedando cada vez más lejos. La gloria prometida pero eternamente aplazada. La seguridad de la Fortaleza frente a la libertad...

Y el ocio, igual de rutinario... y las pacientes partidas de ajedrez, por la noche, que se desarrollaban en alta voz, a menudo victoriosas para Drogo (pero el capitán Ortiz le había dicho: "siempre es lo mismo, los recién llegados ganan siempre al principio. A todos les ocurre lo mismo, se hacen la ilusión de ser verdaderamente buenos, pero es solo cuestión de novedad; también los otros acaban aprendiendo nuestro sistema y un buen día ya no se consigue nada").


Así, mientras escrutan el horizonte a la espera de un enemigo que nunca llega, pero que les es absolutamente necesario, los hombres poco a poco van perdiendo sus ilusiones, su identidad, su vida. Muchos han visto en en esta obra una amarga alegoría de la existencia humana.

Mentana es un oficial descolorido, el teniente más antiguo de la fortaleza; si no tuviera un anillo con un grueso diamante y no jugase bien al ajedrez, nadie advertiría su presencia; grosísima es la piedra preciosa de su anular y pocos son los que consiguen derrotarlo en el tablero.




En la foto, un jovencísimo Buzzati, a la izquierda, juega una partida contra Arturo Brambilla.


FICHA TÉCNICA

EL DESIERTO DE LOS TÁRTAROS
ALIANZA EDITORIAL. MADRID, 1976
TRADUCCIÓN DE ESTHER BENÍTEZ

lunes, 3 de agosto de 2009

MANGU PUTRA

Watch your move (2008). Óleo y pastel sobre lino. 140x200 cm.

Gusti Agung Mangu Putra es un artista plástico indonesio nacido en 1963. Su formación académica tuvo lugar en el Instituto Indonesio de las Artes. En un principio compaginó su trabajo de diseñador gráfico con la práctica de la pintura (su primera exposición es de 1987), pero a partir de 1998 se dedica en exclusiva a la pintura. Expone con asiduidad en el circuito asiático de arte contemporáneo: Indonesia, Singapur, Corea.

¡Jaque! I

La influencia del diseño gráfico es evidente en la serie dedicada al ajedrez que presentamos hoy y que no puede disimular su origen fotográfico. Mangu Putra adopta una postura crítica ante la destrucción del medio natural y sus agentes. Watch your move! (¡Cuidado con lo que mueves!) se titula el primero de los cuadros que presentamos y que muestra la tensión existente entre personajes de distinta condición social. ¡Jaque! dicen los personajes que parecen ostentar una posición superior en los cuadros restantes. Aunque el personaje de la derecha del último cuadro parece cerrar el círculo con la misma advertencia que lo iniciaba: ¡cuidado con lo que haces!

¡Jaque! II