domingo, 26 de septiembre de 2021

PROKOFIEV Y UNA COMBINACIÓN INMORTAL


Como muchos músicos, el compositor soviético Sergei Prokofiev era un gran aficionado al ajedrez. Y un fuerte aficionado, además. Compitió en simultáneas contra Capablanca (a quien derrotó en una ocasión), Edward Lasker (con quien hizo tablas) o Tartakower. También  disputó un match con su amigo el violinista David Oistrakh, otro apasionado ajedrecista. Su presencia en los torneos que se celebraban en la URSS era frecuente y en sus diarios dejó memoria de su trato con los grandes ajedrecistas de la época.

La foto que mostramos se exhibe en el Museo Prokofiev de Moscú, instalado en el último apartamento que el compositor ocupó en la capital soviética, junto a un juego de ajedrez que le pertenecía y a su carnet de miembro del Club de Ajedrez y Damas de Moscú, con alta el 27 de marzo de 1937.

La foto tiene su intríngulis. La posición que estudia Prokofiev en la fotografía pertenece a una partida muy famosa. La que ganó con un espectacular sacrificio de dama el alemán (en tránsito hacia la nacionalidad norteamericana) Edward Lasker al inglés George Thomas, en una partida amistosa disputada en Londres en 1912. Precisamente, en la posición que aparece en la instantánea vemos el momento en el que las negras comenten el error fatal que daría pie a la combinación de Lasker. Sir George Thomas jugó aquí 10 ... ♛e7, una omisión (con 10 ... ♝e7 las negras hubieran resuelto la mayoría de sus problemas) que permite el hermoso remate que se dio en la partida. 

Detrás de Prokofiev se ve a varias personas. ¿Dónde está Prokofiev? ¿En el Club de Ajedrez y Damas de Moscú del que era socio? ¿Y quién está al otro lado del tablero? ¿Algún maestro que le está enseñando una hermosa partida? ¿Otro miembro del club que le estaba presentando la posición como un problema? Por la expresión de Prokofiev —profundamente concentrado, con ese punto de impaciencia que se suele tener cuando no se encuentra rápidamente el camino a la solución— imagino que no conocía la partida. Es de suponer la enorme impresión, siendo un fuerte aficionado como era, que le causaría el desarrollo ulterior de la partida. Quizá le inspirara la composición de alguna de sus obras posteriores.

Como premio a los lectores, vean aquí la partida. 

No hay comentarios: