miércoles, 14 de octubre de 2015

SEMPÉ


A veces uno juega tan mal que hasta las piezas propias tienen la tentación de salir huyendo. Como en esta viñeta de Jean-Jacques Sempé, el dibujante de «El pequeño Nicolás».