sábado, 26 de septiembre de 2009

JAQUE MATE, SUPERMAN

Continuando con "Supermán: rojo" me gustaría llamar la atención sobre la viñeta de la izquierda que corresponde a un punto de la historia en el que Lex Luthor ve cercano su triunfo total sobre Supermán, al que cree muerto.

Como siempre en este libro, Luthor está jugando al ajedrez. La posición en el tablero, que parece considerar como un símbolo de su inminente victoria sobre Supermán, presenta el más difícil de los mates elementales: el mate de alfil y caballo.


Curiosamente este mate ha tenido mucha fortuna en la literatura y el arte.
En éstas páginas ya hemos hablado del excelente relato de Juan José Arreola titulado "El rey negro" en el que el narrador describe como las acometidas de las 3 piezas blancas contra su solitario rey van deshaciendo las ilusiones negras, triángulo de Delétang tras triángulo de Delétang, hasta su irremediable final.

Raymond Roussel llegó incluso a desarrollar un nuevo método de ejecución de este mate que fue recomendado por Tartakower en su "Breviario de ajedrez". Roussel incluyó la explicación del método en la última de sus obras "Cómo escribí algunos libros míos", que se publicaría póstumamente. En la edición española de Tusquets se eliminó la parte dedicada al ajedrez.

Gesualdo Bufalino, que se convertirá con el tiempo en otro fijo de estas páginas, menciona el hecho en su "Qui pro quo" (Bompiani. Milán, 1991)
:

"El final se anuncia bueno, podrías aprovechar, y es un consejo que te doy gratis, el método Roussel".

"¿Qué Roussel? ¿El del hotel
des Palmes?"

"El mismo, sí. Un gran jugador de ajedrez, ¿no lo sabías? Descubrió para el final de rey, alfil y caballo contra rey un método que conduce al mate sin remisión, con el rey atrapado en una esquina del tablero. Pues bien, te sugiero para tu policía una secuencia de jugadas análoga. Te dejaré un manual para que la estudies..."


"No sé jugar al ajedrez" dije con frialdad. "Mi héroe actua como Kutusov. No obstaculizando las maniobras del adversario sino fingiendo seguirlas de forma que esa inesperada colaboración induzca al atacante al error".


No me hizo caso: "¿Sabías que los franceses cuando tornean el alfil le ponen un sombrero de loco y por eso lo llaman fou? Un nombre que le iría mejor al caballo y sus patas rengas..." Añadió: "que me convendría a mí también".

Y para terminar con "Supermán: rojo", vamos a ver cómo proceder desde la posición de la viñeta que encabeza esta entrada, y que reproducimos en el diagrama que acompaña a estas líneas, hasta la consecución final del mate:

1... Rb7 2. Rd8 Rc6 3. Rc8 Ad6 4. Rd8 Cf5 5. Rc8 Ce7 6. Rd8 Ac5 7. Re8 Rd6 8. Rf7 Ad4 9. Rf8 Re6 10. Re8 Ab6 11. Rf8 Cf5 12. Re8 Cg7 13. Rf8 Rf6 14. Rg8 Ce6 15. Rh8 Rg6 16. Rg8 Ae3 17. Rh8 Rf7 18. Rh7 Cf8 19. Rh8 Ad4
mate.




1 comentario:

Juan Barra dijo...

gracias por presentarnos estas historias siempre tan interesantes relacionadas con el ajedrez