viernes, 4 de marzo de 2016

DE VARIA INVENCIÓN XCIV


La Casilla era y es todavía en algunos lugares el Casino y el Ateneo primitivos y castizos.

Por lo general, y así sucedía en Villalegre, la Casilla estaba en sala relativamente cómoda y espaciosa, detrás de la botica. Allí se leían los periódicos, se fumaba, se charlaba y se jugaba a la malilla, al tresillo, al triquiflor y al tute, y tal vez al ajedrez, al dominó y a las damas.  




El casino no es aquí mera diversión nocturna sino de todas las horas del día. Desde las once de la mañana está lleno de gente que charla, que lee por cima algún peródico para saber las noticias, y que juega al tresillo. Personas hay que se pasan diez o doce horas al día jugando a dicho juego. En fin, hay aquí una holganza tan encantadora que más no puede ser. Las diversiones son muchas, a fin de entretener dicha holganza. Además del tresillo se arma la timbirimba con frecuencia; y se juega al monte. Las damas, el ajedrez y el dominó no se descuidan. Y por último, hay una pasión decidida por las riñas de gallos.

FICHA TÉCNICA

JUANITA LA LARGA
LIBRERÍA DE FERNANDO FÉ. MADRID, 1896
BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES

PEPITA JIMÉNEZ
J. NOGUERAS A CARGO DE M.MARTÍNEZ. MADRID, 1874
BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES


CONVERSACIÓN EN UN PATIO SEVILLANO, 1881
ÓLEO SOBRE TABLA. 48,5 x 70 cm.
COLECCIÓN PARTICULAR