lunes, 19 de enero de 2015

EL JUZGADOR DE AJEDREZ

Diciembre de 2014 nos trajo la publicación de "El Juzgador de AjedreZ" de Eduardo Scala, obra que recopila lo mucho, y bien, que ha escrito este autor sobre ajedrez. Para alborozo de sus lectores, el libro incluye abundante material inédito. Los distintos artículos están ilustrados con 64 partidas, amén de unos cuantos estudios, composiciones y problemas, pero ni un sólo diagrama (si exceptuamos el de la cubierta del libro). El lector tendrá que recurrir al tablero y yo le ruego que sea uno de madera, con piezas que el autor querría de boj, y que olvide por un momento los tableros electrónicos. El placer será así doble.

Como aperitivo, un texto que explica a la perfección el concepto del ajedrez de Eduardo Scala.

EL PUENTE
Yo amo el ajedrez como se puede amar a un puente. Nunca he considerado este hermoso juego como una meta. Abandoné las competiciones ajedrecísticas siendo muy joven, en el año 1967, en Burgos, después de ganar el Torneo de Ferias de la histórica ciudad castellana. 
En la última noche del Torneo, precisamente atravesando el río Arlanzón, conocí que el ajedrez es un arte, un sistema de conocimiento, uno de los espejos del universo, pero no un deporte, cosa contra la que no tengo nada, es más, a la que respeto profundamente. 
El ajedrez es un puente, un puente que nos transporta a la orilla o al otro lado, según Lewis Carroll; un puente donde podemos contemplar, como en pocos sitios, las aguas primordiales, cristalinas o turbulentas, del río de la Realidad.
Gran juego, el Puente: gran Puente, el Ajedrez. Él me traslada, y yo me traslado por él, a otras regiones luminosas, que para esta función fue creado por los sabios. Nadie haga su morada sobre el puente, pero nadie ignore su preferencia si quiere atravesar los espacios -o el tiempo- sin perderse. 
¿Cómo, pues, no ver el lado simbólico y trascendental del puente? ¿Cómo estar tan cegato para palpar tan solo su parte superficial y utilitaria?
Quizá el primer puente de la historia fuese el árbol del hombre prehistórico para conectar las dos orillas de un río. Nosotros seguimos construyendo ese puente con "El Árbol del Ajedrez" o "El Espejo de Escaques".
Ajedrez, Azoth o Puente. Ponte Vecchio, ajedrez. Puente del Sol y de la Luna. Puente en el río inquieto, quieto, de la memoria. Puente: Ente.

FICHA TÉCNICA

EDUARDO SCALA
EL JUZGADOR DE AJEDREZ 
ARDORA EDICIONES. MADRID, 2014