jueves, 30 de enero de 2014

EL MOMENTO DECISIVO


En 1954, Henri Cartier-Bresson fue el primer fotógrafo occidental autorizado a viajar a la Unión Soviética después de la II Guerra Mundial. La obsesión por el espionaje había impedido cualquier contacto con la prensa occidental hasta después de la muerte de Stalin.

Cartier-Bresson se dedicó a fotografiar a la gente común haciendo cosas comunes. El resultado fue un libro llamado Moscú que fue editado por Robert Delpire en 1954.

La fotografía que ilustra esta entrada fue tomada en Serebryany Bor (algo así como el bosque de pinos plateados) un parque del noroeste de Moscú.