sábado, 6 de julio de 2013

TANNING vs ERNST


La pintora surrealista Dorothea Tanning jugando al ajedrez contra su marido, el no menos surrealista Max Ernst, en su residencia de Sedona (Arizona) en 1948.

Como Tristan e Isolda, Tanning y Ernst se enamoraron durante una partida de ajedrez que disputaron en 1942. Ernst buscaba pintoras para una exhibición de mujeres artistas cuando visitó el estudio de Tanning y vio que de una pared colgaba una foto con un motivo ajedrecístico. Tras preguntarle si jugaba al ajedrez, la retó a una partida. Después de unos días de intensas partidas, Ernst se trasladó a vivir con ella.

Los dos artistas estuvieron muy interesados en el ajedrez y lo incluyeron con cierta frecuencia en su producción artística, como veremos a su debido tiempo. Lógicamente, participaron en "The Imagery of Chess", la exposición de 1945 en torno al ajedrez que organizaron al alimón Marcel Duchamp, Juien Levy y el propio Max Ernst y de la que hemos hablado aquí. Precisamente, en la fotografía están jugando con las piezas diseñadas en 1944 por Ernst especialmente para la muestra. Están torneadas en madera, con una altura que oscila entre los 4,5 cm de los peones y los 12,5 de la dama, que es la pieza más alta en el diseño de Ernst en lugar del rey, como suele ser habitual. El juego que vemos en la fotografía pertenece al Museo Max Ernst de Brühl, la ciudad natal del autor.


Ernst consideraba que una partida de ajedrez era una especie de escultura en movimiento en el que las formas de cada pieza se interrelacionaban en una suerte de ballet. 

La fotografía que estamos comentando inspiró un óleo sobre lienzo de la artista polaca Renata Wypych, titulado simplemente "Ajedrez". La verdad es que se echa de menos el marco.